Cuando se acaba un Outsider y queda un vacío, al principo me da un poquito de angustia, no sé si voy a poder hacer otro. Me hace acordar al secundario: cuando terminaba el año y aprobaba todo, disfrutaba de las vacaciones. Pero a medida que se acercaba el comienzo de las clases, me parecía que iba a ser imposible, que no lograría atravesar otro año lectivo.

Recién cuando empiezan a surgir otra vez las ideas, vuelvo a divertirme hasta con el último detalle que se me va ocurriendo. Estoy encaminada ya con la nueva composición. Y sí, Outsider es una composición. Les comparto este pasaje del libro: The Real Frank Zappa Book, Chapter 8

=

¿Qué hacés en tu trabajo, papá?

Si alguno de mis hijos alguna vez me preguntara esto, la respuesta sería: “Lo que hago es composición”. Simplemente utilizo otro material aparte de notas para mis obras.

La composición es un proceso de organización, bastante parecido a la arquitectura. Siempre que se pueda conceptualizar cuál es ese proceso organizativo, se puede ser un “compositor”—en cualquier medio que quieras.

Se puede ser un “compositor de videos”, un “compositor de películas”, un “compositor de coreografías”, un “compositor de ingeniería social”—lo que sea. Sólo dame materia, y yo la organizaré para vos. Eso es lo que hago.

Proyecto/Objeto es un término que utilizo para describir el concepto de mi trabajo en su totalidad en varios medios. Cada proyecto (en cualquier esfera), o entrevista conectada a él, es parte de un objeto más grande, el cual no tiene un “nombre técnico”.

Piensen en la conexión material en el Proyecto/Objeto de esta manera: un novelista inventa un personaje. Si el personaje es de los buenos, toma vida propia. ¿Por qué tendría que asistir a una sola fiesta? Puede aparecer en cualquier momento en una novela futura.

O: Rembrandt obtuvo su “estilo” mezclando un poco de marrón con cualquier otro color —no hacía “rojos” a menos que tuvieran marrón. El marrón en sí mismo no era especialmente fascinante, pero el resultado de esta inclusión obsesiva fue su “estilo”.

En el caso del Proyecto/Objeto, podés encontrar un pequeño caniche aquí, una pequeña mamada allí, etc., etc. No estoy obsesionado por los caniches o las mamadas, de todos modos; estas palabras (y otras de igual insignificancia), junto con imágenes pictóricas y temas melódicos, son recurrentes a través de los álbumes, entrevistas, pelíuclas, videos (y en este libro) por la única razón de unificar la “colección”.

=

Anuncios