1.

Inmigrante, turista, forastero, foráneo, visitante, de pajuera o pajuerano, exterior, extraño, extranjero.

2.

El extranjero llega a un pueblo y pone de manifiesto todo lo que ese pueblo es y todo lo que ese pueblo no es. Lo que hay y lo que falta. Fortalece la identidad, la debilita, la cuestiona, la desmiembra para volver a armarla, despertando sensibilidades dormidas: la xenofobia, la tilingada. Se puede sentir por el extranjero fascinación, curiosidad o rechazo.

3.

Lunas, estrellas, océanos, planetas. Subraya la palabra que no corresponde. El extranjero está dentro, aún siendo de afuera. No corresponde. Como en un cuento en el que subyace otra historia, la que se cuela entre líneas y hace estallar lo previsible y lineal del argumento para darle relieve. Así, el extranjero da relieve a la vida rutinaria y previsible de un pueblo acostumbrado.

4.

Y también, el cuerpo extraño que hace reaccionar el organismo. De vivir en el plano, recuperamos nuestro volumen. No pensamos nuestro cuerpo hasta que una dolencia resalta un estómago, una pierna, un cuello.

5.

El extranjero viene a fundar otro amor. Y no lo funda él, sino el concepto que él implica, postulándose como opción frente al incesto.

Blog Stats

  • 17,075 hits

Deja un comentario

Comments feed for this article

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: